jueves, 20 de octubre de 2011

TE LO PÌDO DE PERSONA A PERSONA

Por favor, ayúdame si te parece que me he perdido en el camino.
Ayúdame si parece que no te comprendo.
Ayúdame... Y yo, contigo, también haré lo mismo.
        
Por favor, ayúdame si te parece que perdido la fe y la voluntad.
Ayúdame si crees que no te escucho cuando me hablas.
Por favor, ayúdame si el estar juntos no te hace feliz.
Ayúdame si sientes que te estoy perdiendo...
Y yo, contigo, también haré lo mismo.
        
Te lo pido de persona a persona.
Por favor, ayúdame se ves que mi vida va perdiendo el rumbo, si crees que me alejo de mi esencia.
Ayúdame si ves que no encuentro guía ni consuelo,
si crees que he perdido la humildad ante el triunfo
o me he humillado ante el fracaso.
Ayúdame, si ves que creo que no necesito de nadie,
si dejo de ser agradecido, si dejo de ser escuchado.
        
Te lo pido de persona a persona.
Ayúdame cada día para que el compartir sea siempre nuevo y mejor.
Ayúdame, por favor, y yo, contigo, también haré lo mismo.
        
Te lo pido de persona a persona...

TE LO PÌDO DE PERSONA A PERSONA